Seguro que más de una vez te has relajado tanto tejiendo que se te ha escapado un engorroso nudo en tu lana. En principio, esto que a priori parece tan banal puede convertirse en ese punto que nunca dejarás de ver en tu prenda.

Con esta entrada queremos ofrecerte 2 tips imprescindibles para que el acabado de tu prenda sea de un/una knitter pro!. Con estos tips ganarás tanto en la apariencia de la prenda como en la calidad y en la durabilidad de la misma.

Es obvio que un nudo mal escondido va a ser ese punto incómodo (que solo tú ves) y al que recurrentemente se te va la vista cada vez que miras la prenda. La historia se puede quedar ahí, es ese pequeño «secreto» entre tú y tu prenda, o pasar con el tiempo y el uso al verdadero problema.

Puede llegar un día en el que ese «secretillo» se desvele y ¡horror! se hace un agujero espantoso que (éste sí) ve todo el mundo.

Son muchas las personas que han pasado por nuestro establecimiento con este problema, con mucha frustración, pensando en has horas invertidas en la prenda, etc… Pero ¡todo tiene solución! Y ésta es mucho más fácil de lo que te imaginas. Para evitarese momento, y haciendo caso al refranero popular, más vale prevenir que lamentar. Desde lachicadelaslanas os recomendamos estos 2 tips.

Tip 1:

Para knitters  y/o ganchilleras/os que trabajáis con agujas tradicionales, lo mejor es cortar el nudo, desechar los centímetros de hebra necesarios para empezar una nueva vuelta con la hebra directamente sin nudo. Lo que el refranero traduciría a: cortar el problema de raíz.

Como siempre, conviene dejar unos centímetros de más  en la nueva hebra, continuar tejiendo y posteriormente esconder la cola de hilo.

 Tip 2:

Para las/ los que utilizáis agujas circulares el truco es algo más laborioso, pero igual de efectivo. Se trata de cortar el nudo. Separar las 2 hebras en cabos. Juntar las 2 hebras y aplicarles torsión para formar una sola hebra que una vez tejida nunca se abrirá. Os lo mostramos con este video de: Soy woolly.

 

 Como ves, es muy sencillo, no cuesta nada y nos aporta un acabado impecable. ¿A qué vale la pena hacerlo?¿Te apetece compartir tu tip personal  a la hora de enfrentarte a un nudo? ¡Nos encanta escucharte!

¡Nos vemos por el blog!

Buen jueves a todos.