La primera foto debería ser la cara de la labor. En este caso, hemos querido priorizar que veáis el revés tan impecablemente realizado. No se ha visto cosa igual en 25 km. a la redonda….jajajaja…

Ahora en serio. Manos profesionales y con mucha minuciosidad son las que realizan cada día las chaquetas vascas de nuestro establecimiento que luciremos en nada. Es un tipo de chaqueta típica vasca. Puede ser de diferentes colores (azul, verde y negro, azul y negro, rojo y negro) dependiendo de la provincia o de la ocupación de quien lo lleva.

El País Vasco, montañoso y marino, con un clima húmedo y templado, es un lugar donde el uso de prendas de lana es conveniente durante casi todo el año y donde las labores de tejer y de bordar han formado parte de la tradición doméstica y del discurrir de la historia de esta región.

 

Una prenda clásica enmarcada en esta tradición es el mendigoizale, usada típicamente por aficionados al monte, como su nombre indica. Es una chaqueta de tricot en punto musgo, con dibujo de jacquard bicolor en los delanteros que representa los escudos de seis de las siete provincias vascas ─Nafarroa y Benafarroa están representados en el mismo escudo ─, y que se cierra con seis tiras acabadas en pompones o borlas bicolores.

 

Parece ser que tiene su origen en las chaquetas que se tejían de forma artesanal, a mano y con dos agujas, en los caseríos a finales del siglo XIX y cuya estructura y forma de atar eran iguales que los mendigoizales que conocemos. Se llamaban “chaquetas de damas”, debido a que el dibujo de los delanteros era de damero, con pequeños cuadros bicolores.

 

A principios del siglo XX se sustituyó dibujo de damero por los escudos y se extendió su uso a clubs de montaña y montañeros aficionados, campamentos y todo tipo de eventos relacionados con la cultura vasca, ya con el nombre de mendigoizales.

 

Hoy en día forma parte de la indumentaria tradicional vasca.

Buen jueves a todos y felices fiestas de navidad.

Zorionak!