Llegó el 16 de agosto. Maravilloso amanecer para comenzar la instalación de urban-knitting en CABALLO BLANCO y Baluarte de GUADALUPE. Típicos nervios desde la tarde anterior para después experimentar una fabulosa acogida. Visitas muy agradables de familiares y amigos durante el montaje. También peregrinos del Camino de Santiago. Grupos de turistas con guía, a los que la curiosidad les llevó a preguntar hasta por el caballo. Por lo visto, no lo localizaban. Amenas conversaciones con ellos, relatándoles nuestra trayectoria desde el 2009 junto con el Ayuntamiento de Pamplona.

 

Contentas y agradecidas al colegio público Martín Azpilcueta por prestarnos el material de la instalación de sus niños. Mención especial a Helena Gómez y sus chicos por su inestimable colaboración con sus coloridas flores y animales. Sóis todos estupendos. No quisiera que se me escapase contaros la emocíon que sentí ayer al ver que continuaba toda la exposición tal cual. Da gusto comprobar que la conciencia general cuida hoy en día la cultura y expresiones efímeras de arte como la nuestra.