Una piensa que estos ratos merecen con creces la pena. Tejer, tejer y tejer. Entre alumnos, entre amigos, en los coles, en la uni. Excelentes momentos en los que creamos complementos, bikinis, pareos…… Compartimos historias, risas y el placer de volveros a ver disfrutando tanto como yo en clase. Hoy martes y a pesar de estar en julio contamos con clase a la mañana y a la tarde. Un gusto de verdad teneros tan contentos y atentos. Todo lo que hacemos junto a vosotros es mucho más especial. Cuando os apasiona tanto el tejido, que los ovillos extras se vuelven parte de la decoración vuestro hogar. Ahí es cuando la imaginación vuela para crear vuestras prendas más apreciadas y queridas. Esas que también regaláis y tienen el plus de ser realizadas por manos delicadas. El simple hecho de mientras tricotas estar pensando en la persona a la que va destinada. Toda una fábula para el que teje y para el que recibe un auténtico regalazo pensado única-exclusívamente para él.

Después de recrearme contándoos todo lo que me pasa cuando comparto esos excelentes ratos con vosotros, quisiera agradeceros. Primeramente el permitirme seguir soñando con mis proyectos y acompañarme siempre con esas ganas que traéis en los bolsos de vuestras labores mezcladas con ovillos, agujas, ganchillos…. Incluso los dulces más ricos con los que muchos días nos deleitáis. Con lo golosa que ha sido una siempre……jajajaja. En fin, os deseo el mejor de los martes. Nos vemos en clase.